esas palabras sin sentido que saltan a las 3 de la mañana

Un amor más grande que el amor

babyshowerLa persona más poderosa sobre la faz de la tierra podrá ser hombre pero quién le dio la vida fue una mujer.

Ya se ya se, también participó el hombre pero vamos dejemos que este post sea para ese gran don, milagro diría yo, que es ser madre.

No hay cosa que me maraville más que el saber que dentro de ti puede crecer vida. Encuentro inexplicable como una bolita de escasos mm que semana a semana crece, se forma, se alimenta y pasados 9  meses ¡pum! nace. WOW ¿qué hay más perfecto que eso?

Mayo se escribe con M de mamá y en diversas partes del mundo es el mes perfecto para festejar a ese ser que nos da la vida.

De pequeña, mi festejo en mayo siempre fue para celebrar a la patrona de la familia “la abuela”, a mis 7 maravillosas tías y a Isabel la entonces novia de mi papá que marcó gran parte de mi niñez. A cada una le debo lo que soy hoy y aunque me considero una mujer sumamente afortunada por tener 9 enseñanzas diferentes pues hubiera sido lindo poder llamarle a alguien mamá.

El tema “mamá de Andrea” en mi familia siempre ha sido tabú es algo de lo que nadie habla, nadie comenta, nadie sabe, supongo que por no lastimarme pero cuando eres niño pues a ratos ni te fijas, a ratos no te importa y a ratos, te marca de por vida.

Conocí a mi madre cuando tenía 21 años. Son de esas cosas que “tienes” que hacer así que después de investigar su paradero me planté en su bar y le dije <hola, soy Andrea, ¿me recuerdas?> Bien dicen que la primera impresión no se olvida y la mía fue, digamos sanadora y es que después de escanearla de arriba abajo supe porque no había estado conmigo durante ese tiempo. No dudo que sea una gran mujer, emprendedora, con talento artístico, crió a 2 hijas supongo maravillosas pero, cuando se paró frente a mí, no hubo química, no hubo chispa, no hubo nada en común salvo claro su primer apellido y el hecho de que por ella pues nací.

No tener madre (sin grosería ja) ha marcado y seguirá marcando mi vida. Estoy convencida que el amor de madre es el más grande de los amores y es algo que (puedo asegurar) nadie, nadie puede suplantar. Podrás crecer sin papá y una madre se las ingenia para suplir ese hueco que también es difícil de llenar y sin afán de ofender, lo logra. Pero y, ¿cómo suples el amor más grande que existe? Mi respuesta, con nada.

Habrá diferentes maneras de afrontar esta situación habrá quien se tire al drama y no encuentre razones para vivir (respetable). Mi caso no fue así, por fortuna crecí en una familia llena de amor y en la que para bien o para mal tuve 7 mujeres 8 incluyendo a mi abuela diciéndome lo que tenía o no tenía que hacer, con una infancia sumamente maravillosa y con un padre que se convirtió en mi cómplice de batallas. Mi marido dice que parece más mi hermano mayor que mi padre y tiene razón. Como podrás ver sufrimiento como tal pues no tuve.

Cuando salí de la preparatoria inició mi búsqueda del yo interno y con permiso del clan Alanís emprendí mi vida en solitario. Creo que esa sensación de “hace falta algo” fue lo que me motivó a independizarme. Desde entonces he vivido un sinfín de aventuras, la verdad, seguramente iguales a las tuyas nada del otro mundo pero que me sirvieron para crecer, madurar, o como dicen en mi familia para ser mujer.

Estoy consciente del hueco que ha marcado mi vida, que me hizo fuerte sí, que me hizo insegura sí, que me hizo madurar sí, pero al final hueco es y nunca podré entenderlo. Quizá algún día ese tema tabú deje de serlo y alguien me explique razones (aunque quizá a estas alturas del partido ya no tenga caso) por lo que mi único consuelo y estoy convencida de ello es que podré llenar ese vacío cuando tenga la fortuna y la dicha de ser mamá.

Se me ocurre que puedes pensar y todo esto, ¿a mí qué? Te lo cuento para que la próxima vez que tu mamá te saque canas verdes, cuando te harte, cuando te estorbe, cuando jures y perjures a todos los astros que jamás serás como ella, cuando te de pena, cuando no la soportes, cuando busques cualquier pretexto para no verla, para no hablarle, para no estar con ella, te acuerdes de lo afortunado que eres por tenerla y de que no todos tenemos la misma suerte. Y si eso tampoco funciona aplica la ley del boomerang (lo que avientas se te regresa) así que todo lo que piensas y digas de ella lo más seguro es que algún día tus hijos lo dirán de ti.

No se necesita una fecha, un día, un mes para honrarlas porque no sólo pasan 9 meses engordando, sintiéndose chinches, con la hormona loca, con dolores que como dicen ellas hasta que no lo pasas no sabes de que te hablan, si no que desde que dan vida, su vida deja de ser para ellas. Hoy, honro a esas mamás que aman ser madres.

Dar vida puede resultar momentáneamente difícil. Pero el verdadero trabajo, lo difícil, lo divertido, es ser mamá por el resto de la vida.

¡Feliz día Mamá!

Doña Carmen, Lilia, Elvia, Rosaura, Cheny, Cristina, Carmen, Leticia, Isabel, Adriana, Tita, Almendra, Mar, Lily, Cristina, Gaby, Ale, Rosita, Uge, Gela, Bon, Rosalba, Alejandra, Ruth, Nancy, Diana, Acxiri, Laura, Esther, Susana, Patricia, Patty, Ana, Tania, Marilú, Ana Cristina, Gaby, Paulina, Artie, Mariana, Yamiri, Carina, Analala, Neida, Diana, Verónica, Anna, Adriana, Paola, Carmela, Yadhira, Vian, Ari, Rosy, Claudia, Xa, Heidi, Aline, Giss, Gaby, Paty, Aurora, Elizabeth, Fabiola, Laura Julia, Sandy, Yane, Miriam, Marypaz, Jessie, Nexeli, Itzel, Sandra, Melody, Ana, Danny, Zul, Paola, Florencia, Linda, Lissette, María, Liliana, Laura Tere, Mayela.

 

firma alanis ok

Facebook Comments

No Comments Yet

No te pierdas, me encanta saber de ti

Sigue el Blog por Email

Haz clic para seguir este blog y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

Por mes