esas palabras sin sentido que saltan a las 3 de la mañana

Yo dono Tú donas Él VIVE

Hoy es el día nacional de la donación de órganos y no puedo evitar sentir cosquillas en mi barriga ante esto. Confieso que escuché hablar del tema bastante tarde. En México trabajaba en una aseguradora y como buena compañía de vida hubo una campaña sobre la importancia del testamento. Tuve mi primera cita con el notario y confieso que no paraba de reír y es que no tenía nada que dejar y otra pues a quien dejárselo. El abogado insistía en que la valía de mis zapatitos era más que suficiente para alimentar durante varios años a mi sobrino Luis a quien por jerarquía de responsabilidades (soy su madrina) pues se presentaba como heredero absoluto de mis bienes. No muy convencida de que mi debilidad por los zapatos podría valer algo pues mi herencia zapatera se fue a las manos de mi sobri alemán.

Al final de, digamos 20 páginas encontré una cláusula que decía Donación de órganos una lista interminable de partes del cuerpo que había que seleccionar y luego un párrafo donde autorizaba a mi familia más cercana a disponer de mi cuerpo. Firmé el documento y nunca más volví a abrirlo.

El tema regresó a mi vida 2 años más tarde. Semi instalada en Madrid y después de mes y medio de vivir en el hospital un buen día recibí la llamada que cambiaría mi vida. (Está de más contarles que antes de esa llamada el cavernícola ya tenía las famosas 72 horas de vida y se encontraba conectado de cabeza a pies.(Y mi vida apenas comenzaba… 3) esa llamada, fue para informarme que se entraba a lista de espera y ahora había que esperar un donante.

Lista de espera, donante, donación, trasplante. Palabras que seguían sin carburar del todo en mi cerebro (supongo que eso pasa cuando te lo dicen de un día para otro) sin embargo como niña en el cole intentaba exprimir todo lo que los doctores y las chicas de la coordinación de trasplantes decían.

Esos días de enfermedad, lista de espera, donación y trasplante, me gusta resumirlos en extrañas casualidades de la vida. Me considero afortunada porque a pesar de la tragedia que puede ser que un abrir y cerrar de ojos la vida de tu amor se apague pues en ese mismo abrir y cerrar de ojos regresa a vivir. El plazo de las 72 horas jamás se cumplió porque ese mismo día hubo un donante. Un héroe anónimo que le salvó la vida.

Nunca sabremos de dónde vino, cómo fue, quién es, ni de dónde es.

Cada visita al hospital, tenemos la oportunidad de agradecer a todo el personal que estuvo antes, durante y después de la operación. Los conocemos, nos conocen y cada que podemos los visitamos y platicamos. Pero hay un jugador que ha sido crucial en estos 90 minutos de partido y es esa persona que un día cualquiera tomó la decisión de ser donante. Su familia respetó su decisión y gracias a eso, mi esposo está con vida.

A él y a su familia, les digo GRACIAS.

———————————–

Hola,

Hay tanto que decir y el sentimiento aflora tanto que no puedo hilar las palabras. Quizá deba empezar por agradecerte el maravilloso gesto que has hecho. Sabes, no hay día que no te recordemos. A veces hasta hemos querido ponerte un nombre quizá para sentirte más cercano pero la verdad es que ya eres de nuestra familia.

A un año de conocerte puedo decirte que mi marido te honra a cada instante. Es una buena persona y sé que lo es porque quiere que te sientas orgulloso de esos logros que cada día tiene, como cuando se levantó de la cama por primera vez, sus primeros pasos apoyado de mi cual bastón o aquella vez que subió su primer escalón. Hasta cuando le toca comer algo que no le gusta, sé que lo que hace por ti.  

No se que tan deportista hayas sido pero mi marido hoy quiere correr, andar en bici, nadar y hasta jugar tenis. La verdad es que lo regresaste a la vida; nos regresaste a la vida porque aunque no pueda presumir una cicatriz mi alma también tuvo heridas. Mi cavernícola (como me gusta llamarlo), hoy tiene sueños, metas, ganas de hacer mil y un cosas y aunque no me lo dice, sé que lo hace por ti.

Me hubiera encantado abrazar a tu familia y decirles que todo estará bien. No debió ser fácil y fueron muy valientes porque aunque tú hayas decidido regalarnos vida, al final ellos dijeron SÍ en los minutos más tristes de su vida. Sé que te lloraron porque yo lloré con ellos y aunque quizá hayamos estado en diferentes lugares estoy segura que tu familia pensó en mi de la misma manera en que yo pensé en ellos.

Pero sabes, tu vida no se perdió sólo cambió de cuerpo.

Hay héroes anónimos y tú eres uno de ellos. Para nosotros siempre serás nuestro superhéroe. Aquel que llegó a salvarnos cuando todo estaba perdido.

Estoy segura que algún día nos encontraremos y entonces podré abrazarte y decirte una y otra vez GRACIAS. Pero mientras eso sucede, seguiremos honrando tu memoria y trabajando para que cada minuto cuente. Estoy segura que algún día seré como tú: 

Un héroe que salva vidas.

yodonotudonaselvive

Conviértete en superhéroe y salva vidas. 

Para más información:

España 

http://oficina-virtual.ont.es/tarjeta-de-donante/solicitud-de-tarjeta/

México 

http://www.cenatra.salud.gob.mx/interior/donacion_como_puede_ser_donador.html

Argentina

http://www.incucai.gov.ar/donarweb/index.jsp

Chile

http://www.trasplante.cl/quienes-somos/carne-de-donante-on-line.html

Facebook Comments

1 Comment

  1. roberto's Gravatar roberto
    Jun 6, 2013    

    Los extrañamos mi Petrus. Un abrazo y un beso desde Cuajimalpa.

No te pierdas, me encanta saber de ti

Sigue el Blog por Email

Haz clic para seguir este blog y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

Por mes