esas palabras sin sentido que saltan a las 3 de la mañana

El pastoreo de rencores

imagesHace poco navegando por las redes sociales, me di cuenta que el público femenino es asiduo a poner mil y un indirectas a sus amorcitos. Parece que discuten con sus maridos con el botón de update en la mano porque al minuto de la discusión ya están publicando mil y un quejas al respecto. Lo mejor es que al poco rato se les pasa y su TL está lleno de amores y desamores a golpe de cada actualización. Sin entrar en detalles de lo que puedan pensar (eso lo dejo para los expertos como el Psicólogo en Valencia un excelente blog que se adentra en la psiquis amorosa) me queda la duda de si se dan cuenta de la “famita” que no sólo ellas se están cargando sino la que le cargan a sus maridos.

Hablar mal de tu pareja es hablar mal de uno mismo.

Mi lado romántico dice que depende mucho de nosotros la buena convivencia y el respeto que pueda tener nuestra familia y amigos con nuestras parejas. Si bien no somos monedita de oro para caerle bien a todo el mundo, estoy 100% segura que nuestros comentarios en un arranque visceral pueden perjudicar severamente la imagen de nuestro peor es nada inclusive antes de que lo conozcan.

En el supuesto de que te peleas con el novio y aturdida, frustrada, enojada, dolida vas y le cuentas a tus amigas, a tu familia que tu chico es esto, aquello, que te dijo, esto, aquello sin olvidar claro la ayuda de la tripa que hace que todo lo exageres al mil por ciento pues la lógica es que a tus amigas les caiga en la punta del pié y si encima es una situación que repites constantemente pues, dime tú.

Lo mismo pasa con la familia, ¿crees que a tu papá le gusta escucharte llorar cada fin de semana? En el supuesto de que la relación realmente va bien y sean discusiones normales que toda pareja tiene pues vaya no te sorprendas cuando no te dejen salir o de las caras de odio que tiene toda la parentela cuando lo lleves al desayuno de la abuela. Al final tu misma has ayudado a crearle esa famita de rata del mal.

Mi abuela decía que para que haya guerra se necesitan dos (frase que repetía cuando el telediario nocturno daba las noticias sobre la guerra fría). Y si planteamos esas sabias palabras de mi abuela en una relación, pues las discusiones son de dos, los problemas son de dos y no hay necesidad de andarlas ventilando sobretodo, no hay necesidad de pastorear rencores para que los tuyos terminen odiando a tu pareja.

Lo mismo pasa del otro lado de la moneda. Esas cosas buenas que tu amorcito tiene, tus amigos y familia las conocerán a través de ti. Cuando andas enamorado, feliz y poco te falta para vivir tu día como en un musical, los tuyos se dan cuenta y saben que tu amorcito tiene mucho que ver. Pero de vez en cuando hay que darles una ayudadita así que si te sientes orgulloso de tu pareja, de las cosas que hace, de los logros que tiene, etc esos sí grítalo a los cuatro vientos y no te sorprendas cuando lo lleves a casa y la tía x cuchichea -ay pero este muchachito, que bueno es- (guiño guiño).

La gente que te ama y te ve feliz automáticamente es feliz por ti.

Screen Shot 2013-06-20 at 15.19.52

Cuando empecé a salir con el cavernícola hubo muy poquito tiempo para introducirlo a la familia. Los encuentros se redujeron a 3 antes de que tomara rumbos españoles y la sorpresa me la llevé meses después cuando él cayó enfermo y mi familia se puso como loca a mover cielo mar y tierra para ayudarle. Le lloraron demasiado y hasta hoy no hay día en que no se preocupen por él.

Confieso que me sorprendieron muchísimo la verdad no me esperaba esa reacción sobretodo porque ni siquiera lo conocían pero estoy segura que esos tres encuentros bastaron para que se dieran cuenta de lo que significaba para mí, de lo feliz que me hace y lo aprendieron a amar sólo porque él me ama. Saben que hacemos un buen equipo y que podremos vencer y lograr mil y un cosas siempre que estemos juntos. Nunca he hablado mal de él al contrario en mis llamadas semanales cuento sus logros, su día a día, etc. y aunque a veces no les diga nada, se que con solo mirarme y verme sonreír de oreja a oreja saben que gran parte de esa felicidad es gracias a él.

Como ves, es sencillo. No andes ventilando tus malos momentos (que los hay) o lo que no te gusta de él (que lo hay) ventila las cosas positivas y…

que tus palabras construyan no destruyan.

firma alanis ok

Facebook Comments

2 Comments

  1. Jun 20, 2013    

    Extraordinario título. Tu prosa es vertical y equilibrada….Que bueno que así piensas y actuas BESOS Is.

    ________________________________

No te pierdas, me encanta saber de ti

Sigue el Blog por Email

Haz clic para seguir este blog y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

Por mes