esas palabras sin sentido que saltan a las 3 de la mañana

Hasta que la vida nos separe

No recuerdo el mes exacto pero era 2011 y el cavernícola así sin más me dijo que quería casarse conmigo. No hubo anillo ni proposición formal sólo una plática en el sushi de siempre. Entre mi intento por ser ruda y obviamente no creerle pues empecé a bromear y todo quedó en un sí, ajá.

Pasaron los días y no podía pensar en otra cosa así que empece a indagar la mente masculina. Los conejillos de indias, mis colegas. Así que mientras ellos intoxicaban sus pulmones con el tercer cigarro del día, yo escudriñaba su percepción acerca del casorio. Tres de ellos solteros y uno casado. Francisco tiene una relación de 3 años y cuando le pregunté si quería casarse con su chica, respondió con un rotundo NO. Mauricio mmm Mauricio creo que en ese momento no estaba en una relación aunque como recién nos conocíamos aún no me tenía tanta confianza como para “abrirse”. Christian coqueto por naturaleza pues sólo pensaba en la chica con la que iba a salir el siguiente fin. El turno llegó para el casado y cuando le pregunté el porqué se casó respondió con un pues porque sí.

Mientras indagaba la mente de mis colegas recordé la frase que dijo el cavernícola días después de haber soltado la bomba:

“Los hombres no buscan con quien casarse. Encuentran con quien hacerlo”

El casado rápidamente respondió con un flamante SÍ, es cierto y comenzó a narrar su historia. Anduvo de novio 4 años. Comenzaron a semi vivir juntos y él (en sus palabras) hacía lo que quería. La relación se desgastó llamémosle aburrimiento y un día conoció a otra chica y desde la primera o segunda cita supo que con ella, iba el paquete completo y a los 4 meses de relación soltó la pregunta.

Esa tarde mi cabeza seguía dando vueltas sobre lo mismo así que saqué el tema y el cavernícola sin más explicación científica dijo es que es algo que no piensas; se da y ya. Es decir, los hombres no van por la vida pensando que deben casarse, no sueñan con su boda, no escriben en su agenda los apellidos a ver si combinan, no piensan en el traje ni los invitados y cuando son niños no casan a sus GI-Joe (a menos claro que la hermana, la prima o la amiga los obligue para que su barbie no se quede sola). Simplemente conocen a la chica con quien quieren hacerlo.

velo-de-novia-para-ninas-boda2WOW chicas no se ustedes pero al menos yo sí escribía en mis cuadernos los nombres de mis hijos con el apellido del sweetheart del cole  y el closet de mi Tía Lety era lo máximo porque Billy y yo cogíamos sus vestidos y nos disfrazábamos de novias con ramo y toda la cosa. Y nuestras Barbies se casaron cien mil veces con Ken. Mis muñecas tenían los nombres de los hijos que quería tener y jugar a la casita era el pan nuestro de cada día. Billy quizá no lo recuerde pero desde que teníamos siete años platicábamos de cómo nos veríamos a los 30 y las dos nos imaginábamos casadas y con hijos. Ella lo cumplió y yo mmm digamos que llegué al sueño un pelín tarde.

Cuando creces, sólo cambias los muñecos de plástico por los de carne y hueso y tu Ken se convierte en el galán en turno y a ratos te das permiso de pensar en que pasaría sí… 

De hecho creo que la mayoría de las veces terminamos asustando a los machos porque en determinado momento de la relación comenzamos a hablar de hijos, casas, casorio pues. Y si a eso le sumas la presión social, y la faaaamiiiliiiaaa UFF imagínate los ponemos entre la espada y la pared y en pocas palabras terminan huyendo o lo que es peor, terminas estancada en una relación interminable en la cual ansiosa 24/7 esperas a que él, te diga esas tres palabras mágicas. ¿QUIERES CASARTE CONMIGO?

Mi papá siempre ha sido coqueto y rompecorazones de hecho en la primaria con mis maestras gringas era el hit y es que como buen músico poeta y loco llegaba a los festivales y tenía a las gueritas encantadas con su letras y su voz. Tuvo una relación bastante larga pero nunca se casó de hecho, hablar del tema era como pecado y cuando lo molestaba terminaba diciéndome ay ay eso qué los artistas como yo no se atan a nada ni a nadie.

Esas palabras tuvo que tragárselas 5 años más tarde cuando cuando conoció a su ahora esposa y a sus 50 años se casó y como dicen, por todas las de ley. La abuela me cedió el honor de entregarlo en el altar así que chicas, los hombres SÍ SE CASAN sólo que lo hacen con la indicada o si los embarazan pero mmm eso es otra historia.

¿Cómo saber si eres la indicada?

Pues según mis fuentes (colegas, primos, amigos) que terminan siendo más románticos que nosotras pues te lo hacen saber así de simple sin trucos ni frases gastadas. Ya te enterarás porque antes del anillo y la pregunta y toda la parafernalia romántica que preparan para ti. Antes de todo eso, tantean el terreno porque pues a nadie le gusta que le digan que no (guiño guiño).

En sus palabras, es la chica que les cambia la vida, que de repente los despierta como si hubieran estado dormidos durante mucho tiempo, es la que sin presiones los deja ser, la que en palabras románticas,  los hace ser mejor persona y su instinto cavernícola los lleva a ofrecerle protección ¿cómo? casándose contigo.

No es la regla y este mini estudio no es EL descubrimiento de la mente masculina pero puede servir para cuando uno de tus amigos alardea con que el casorio apesta, puedes sonreír pensando que simplemente aún no ha conocido a la indicada.

Porque en palabras de los cavernícolas:

Los hombres no buscamos con quien casarnos. Encontramos con quien hacerlo.

firma alanis ok

 

Facebook Comments

3 Comments

  1. Jul 12, 2013    

    Jajaja totalmente de acuerdo! Muy sabio tu amigo el de esa frase.

  2. Jul 13, 2013    

    JA que chismosita jajajaja
    Buena prosa pero debes ser más atrevida, ir al fondo de las relaciones mundanas.
    BEsoooossssss Is.

  3. cristina's Gravatar cristina
    Jul 15, 2013    

    Jajaja hey bonie! Gracias por hacerme parte de tus relatos!!!! Me siento importante!!

No te pierdas, me encanta saber de ti

Sigue el Blog por Email

Haz clic para seguir este blog y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

Por mes